El diablo Cojuelo (Ilustrado) por Luis Vélez de Guevara

El diablo Cojuelo (Ilustrado) por Luis Vélez de Guevara

Titulo del libro : El diablo Cojuelo (Ilustrado)
Fecha de lanzamiento : November 14, 2014
Autor : Luis Vélez de Guevara
Número de páginas : 366
Editor : Philip Bates

Descargue o lea el libro de El diablo Cojuelo (Ilustrado) de Luis Vélez de Guevara en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Luis Vélez de Guevara con El diablo Cojuelo (Ilustrado)

LUIS VÉLEZ DE GUEVARA (1579-1644), hijo del licenciado Diego Vélez de Dueñas y padre del dramaturgo Juan Vélez de Guevara; familia probablemente de origen converso, sin demasiados recursos económicos, aunque, como se ve, apañada y no dulce de sal. Estudió en la Universidad de Osuna, donde se graduó como bachiller en Artes, fue paje del cardenal Rodrigo de Castro, arzobispo de Sevilla, y luchó como soldado en Italia en el ejército del conde de Fuentes, en Argel con el almirante genovés Andrea Doria y en las galeras de Nápoles con Pedro de Toledo. Cultivó el teatro, pero también la novela. Estéticamente evoluciona dentro de la corriente barroca del conceptismo.
“El diablo Cojuelo” (1641), se trata de una fantasía satírica novelada de estilo lucianesco, en la línea de los “Sueños” de Quevedo y de “El coloquio de los perros” cervantino e influenciada por ellos, con algunos rasgos ciertamente de la novela picaresca, si bien igualmente con notables diferencias de modo que no pueda ser adscrita enteramente a este último género. Se vierte en ella la abigarrada historia de don Cleofás Leandro Pérez Zambullo y de su adlátere, el diablo Cojuelo, de la cual se desprende un panorama satírico de la vida en la España del Siglo de Oro. Lo fundamental en esta obra es su estilo, muy brillante. Para Muñoz Cortés, esta voluntad de estilo es un “juego de huida y tangencia de la realidad”. En su particular fórmula de conceptismo predomina lo sorprendente, la palabra se hace opaca, establece una relación autorreferente, endógena, olvidándose el autor del mundo reflejado. Estos podrían ser sus dos mejores valores, la belleza y el ingenio de su prosa.

Libros Relacionados